linea de atención médica

  • Colombia
    • Colombia
    • Panamá
    • Ecuador
    • Venezuela
    • El Salvador
    • Uruguay
  •    Línea de atención médica de tu ciudad
    •    Línea de atención médica de tu ciudad
    • Armenia ( +5767314031 )
    • Bogotá ( +5713077330 )
    • Cali ( +5726531313 )
    • Cali ( +5724878995 )
    • Chía ( +5713077330 )
    • Manizales ( +5768879911 )
    • Medellín ( +5744441330 )
    • Medellín ( +5746045853 )
    • Palmira ( +5722855161 )
    • Pereira ( +5763135911 )
    • Rionegro ( +5744441330 )

Salud emi Blog

Blog > >Mamá por primera vez

Mamá por primera vez

Dudas, cuestionamientos, miedos, incertidumbre, curiosidad. Ser mamá por primera vez trae consigo todo tipo de inquietudes, tanto en la etapa de gestación como en los primeros años de vida del bebé Es un hecho: independiente del instinto maternal que tenga una mujer la llegada del primer hijo, además de felicidad, trae muchas preguntas e incluso […]

Dudas, cuestionamientos, miedos, incertidumbre, curiosidad. Ser mamá por primera vez trae consigo todo tipo de inquietudes, tanto en la etapa de gestación como en los primeros años de vida del bebé


Es un hecho: independiente del instinto maternal que tenga una mujer la llegada del primer hijo, además de felicidad, trae muchas preguntas e incluso temores de no saber qué hacer cuando el bebé llora inconsolable, tiene dificultades con la deposición, se le presentan inconvenientes para respirar o en cualquier otra situación que parezca anormal.


Si eres una mamá primeriza, es común que tengas dudas sobre: 

• Técnicas de lactancia materna.

• Cantidad de leche que debes darle al bebé.

• Cuidados del cordón umbilical.

• Frecuencia y características de las deposiciones.

• Cólicos o dificultades con la deposición.

• Regurgitación y vómito.

• Patrón respiratorio o de sueño.

• Erupciones y coloración amarilla en la piel.

Frente a estas y todas las demás preguntas que puedas tener, es recomendable que consultes a un médico para que examine al bebé, conozca los antecedentes perinatales y familiares y te dé las indicaciones adecuadas para que cuides a tu hijo.


Igualmente, ten en cuenta que hay situaciones que en la mayoría de casos son normales.


Por ejemplo, el patrón de sueño: durante el primer mes de vida los bebés tienen ciclos de sueño de 40 a 50 minutos, tienen despertares cortos que no debes confundir con necesidad de alimentación, eso sí, durante los tres primeros meses debes alimentarlo cada tres horas, tanto de día como de noche.


Y si quieres resolver alguna inquietud a través de internet, prefiere siempre sitios web de instituciones oficiales como hospitales, universidades o de la Organización Mundial de la Salud, que seguro te darán luces sobre lo que debes hacer y no te generarán más confusión.


Hacer ejercicio durante el embarazo ayuda a las mamás a mejorar la elasticidad de sus tejidos, evitar dolores musculares en la espalda y mejorar la congestión venosa que se da.


MÁS RECOMENDACIONES

En el momento de la lactancia, tanto tú como el bebé deben estar en una posición cómoda y él debe rodear con sus labios toda la areola, no solo el pezón; su labio inferior queda hacia fuera.


Limpia el ombligo de tu bebé con un copito con alcohol. Cuando se cae el cordón umbilical, limpia el fondo del ombligo suavemente para que no remuevas la cicatriz o provoques un sangrado.


Durante el primer mes de vida asolea a tu bebé diez minutos por delante y diez minutos por detrás, hazlo a cualquier hora del día que salga el sol y tapa solo sus ojos y sus genitales.


Las melodías suaves y lecturas en tono bajo pueden ser relajantes en algunos momentos del día, sobre todo cuando tu bebé esté activo y descansado, pero no deben ser prolongadas.


A SER MAMÁ SE APRENDE POCO A POCO. SI QUIERES CONOCER DE OTROS TEMAS SOBRE LA MATERNIDAD, PREGUNTA A UN ESPECIALISTA EN GINECOLOGÍA U OBSTETRICIA QUÉ APLICACIONES O SITIOS WEB SON ÚTILES.


CONSULTA SIEMPRE CUANDO

  • Haya fiebre documentada con termómetro.
  • Las deposiciones sean totalmente líquidas o con pintas de sangre o moco.
  • Haya devolución de comida con cada alimentación o vómito más de dos veces al día.
  • Existan episodios de llanto fuerte y prolongado.
  • Tenga erupciones generalizadas o extensas en la piel o localizadas y pequeñas que duren más de siete días.
  • Veas movimientos anormales en los labios, ojos o extremidades de tu bebé.
  • Tu hijo permanezca somnoliento y no quiera recibir alimento durante dos o tres tomas seguidas.

Grupo emi

FacebookTwitterEmailWhatsApp

Ser el guardián de tu salud es estar contigo las 24hr los 365 días del año.
¡Afíliate ya!

Contenido relacionado Ver todo

¿Cómo elegir el mejor tipo de…

Disautonomía

El cerebro, un órgano que no…